Atando Cabos – Boletín #4: La ley del deseo (I)

  • Autor de la entrada:
En este momento estás viendo Atando Cabos – Boletín #4: La ley del deseo (I)
Imagen de La Ley del Deseo. Archivo de Fotogramas.

Tiempo estimado de lectura: 11 minutos.

¡Hola! ¿Qué tal?

Espero que esta semana haya sido la mejor del año, hayas logrado un reto, hayas aprendido algo nuevo, te hayas reído un montón y hayas hecho lo que más te apetecía en casi todos los momentos.

Gracias por estar aquí conmigo compartiendo un poco de mi mundo. Acaba de ser San Valentín y aunque castellana y recia, soy una romántica de corazón.

Hoy reflexiono sobre un tema que da mucho de que hablar. Bienvenido a la primera parte de la ley del deseo, el amor y sus distintas representaciones.

La ley del deseo

Pensando en amor, lo que me vino a la cabeza fue la película de Pedro Almodóvar, La Ley del Deseo.

Siento especial debilidad por ella porque la vi cuando vivía en Stuttgart, en un ciclo de cine español que echaban en V.O.S. en la filmoteca de esta ciudad.

Ocupaba cartelera con otro de los grandes de la pantalla, Luis García Berlanga y La escopeta nacional, pero de esto hablaré otro día.

Mientras veía la Ley del Deseo, me pasaron varias cosas por la cabeza.

¿Quién se ha atrevido a traducir esta película al alemán?

¿Mis germanos compañeros de butaca, habrán podido seguirla incluso con subtítulos?

¿Comprenderán el trasfondo?

No es una cinta fácil porque tiene muchos personajes, que se entremezclan, que no son lo que “se espera”. Pero al mismo tiempo, refleja, algunas de nuestras costumbres más arraigadas, pasiones profundas, la época del destape. La temperatura de un país que estaba empezando a salir del estancamiento y bloqueo cultural a otros gustos que no fueran los de la censura.

Para mí, acercó mi casa a Alemania, me abrió los ojos a otra forma de contar historias, a otras maneras de vivir, pero sobre todo, me hizo amar a Almodóvar desde ese momento por su originalidad y por su valentía.

No os la cuento. Aviso que no es una película que gusta a todo el mundo, pero si no la has visto, te animo a que lo hagas. Puedes acceder a ella desde RTVE, Netflix o Filmin.

Fue la primera de El Deseo, la productora de Almodóvar que nos dice:

Espero que sepan apreciar ‘La ley del deseo’ porque es una película muy contemporánea. Es melodramática y barroca, pero hay en ella una celebración de la existencia, de lo bueno y lo malo. Es una película para sufrirla y vivirla.

En 2022, La Ley del Deseo cumple 35 años aunque sigue siendo una adolescente.

Referencias: 10 curiosidades de la Ley del Deseo por Pedro Almodóvar.

La probabilidad del amor

Tengo que reconocer que en un inicio, iba a utilizar la Ley del Deseo solo como título de lo que os voy a contar ahora, pero el escribirlo me hizo pensar en la película. Recordé lo que significó para mí en su momento y no he podido evitar dedicarle un espacio.

Pero ahora voy a hablar de otra ley que ayuda a calcular de forma intuitiva la probabilidad del amor.

¿Conoces “El teorema de Bayes” y la probabilidad condicional?

Agarraos porque este tema es más técnico, pero ayuda a entender el impacto de las proporciones en nuestras estimaciones.

El teorema de Bayes indica la probabilidad de que se cumpla una hipótesis ante una evidencia observada. 

Teorema de Bayes.

Por ello, es la base de muchos descubrimientos científicos y uno de los métodos de clasificación más sencillos en aprendizaje automático supervisado.

Os explico cómo funciona con un ejemplo.

Irene acaba de tener su primera cita con Álvaro y le ha gustado mucho. Pero Irene es una chica exigente y le cuesta encontrar a su pareja perfecta. De hecho, ha tenido pocas relaciones con las que haya estado más que un mes.

Sin embargo, Álvaro le ha parecido inteligente, guapo, tienen afinidades similares y se ha reído mucho. Es el hombre perfecto.

¿Qué pensáis? ¿Creéis que van a estar juntos más de un mes?

En un principio todo indica que sí. Irene ha encontrado a “su Él”.

Pero como con casi cualquier cosa en cuestión de incertidumbre, es mejor comprobarlo con números.

Resulta que Irene solo ha salido más de un mes con un 10% de todos los chicos con los que ha tenido alguna cita.

Las personas con las que ha estado más de un mes, siempre le han gustado mucho a la primera. Es decir, en el 100% de los casos.

Aunque también es cierto que habido otros con los que ha encajado el primer día, pero luego no ha funcionado y no han superado el mes. Esto ha ocurrido en el 22% de los casos.

Poniendo todos los números en la fórmula de Bayes, hay menos del 34% de probabilidad de que Irene y Álvaro sigan juntos después de un mes. 😢 ¡Vaya!, con lo que prometía.

Podéis decir, y de Álvaro ¿qué? ¿Y si a él no le gusta Irene? ¿Y si de pronto se tiene que ir a vivir a otro país durante un año?

Sí, sí, se pueden dar muchos factores, incluir más información y complicar todo lo que quieras.

Lo relevante es que las proporciones importan y un porcentaje alto de un valor pequeño, puede impactar menos que uno casi irrelevante en un gran volumen. Es un factor que no tenemos muchas veces en cuenta y hace que en general seamos regulares para estimar probabilidades.

El Teorema de Bayes considera las evidencias de manera independiente aunque los datos en general no se comportan así, de forma separada.

De ahí que los algoritmos Naive Bayes que usan esta regla sean muy sencillos. De hecho, se suelen utilizar como comparativa de otros algoritmos más complejos.

Referencias: El teorema de Bayes, haciendo intuitiva la probabilidad es el vídeo que me ha inspirado y si os gustan las matemáticas, suscribíos al canal. Es brutal.🚀

Los caminos del deseo

Imagen de Andreas Gaertner de Getty Images en Canva.

Los caminos del deseo son una evidencia de que en ocasiones el urbanismo no se adapta a las necesidades de los ciudadanos.

Son las líneas que vemos marcadas en el suelo por el paso continuo de las personas. Igual que el río se abre hueco entre las montañas, la gente hace su propio camino al andar.

La primera vez que oí hablar de este fenómeno fue cuando estaba preparando un viaje a los países nórdicos. En un documental sobre Helsinki contaban como en muchas ciudades de Finlandia abren los parques inacabados pendientes de pavimentar. Se mantienen así un invierno y luego asfaltan la ruta definitiva siguiendo los pasos que las personas han dejado de manera consensuada sobre la nieve. Es un caso claro de colaboración y de inteligencia colectiva donde entre todos se decide el mejor camino y las autoridades lo respetan y lo adoptan.

Investigando sobre el tema encontré muchas entradas, parece que suscita la curiosidad. Y yo que me creía original… 💥

El artículo que más me llamó la atención es de Amalio Rey que hace un buen análisis del que me han gustado tres ideas:

  • El “voto” con los pies.
  • Las tres formas de combatir la “rebeldía” por parte de las autoridades: luchando en contra, legalizándola o al igual que los finlandeses, integrándola en el proceso de urbanismo.
  • La relación con la metodología de diseño «design thinking« y la importancia de poner a las personas en el centro de los desarrollos.

Todo este tema sobre la inteligencia colectiva me recordó un libro que leí hace bastante tiempo y que supuso un cambio en mi forma de entender, seleccionar y gestionar equipos.

Me refiero a The Wisdom of Crowds de James Surowiecki (La sabiduría de las multitudes) que reflexiona sobre cómo los grandes grupos pueden resolver mejor los problemas que los individuos.

Aunque resulte poco intuitivo en algunas situaciones, hay casos claros y bien documentados.

Un ejemplo es el cálculo del peso de un buey, donde la media de todos los valores estimados se acerca más al objetivo que cualquier número por sí solo.

Pero esto ocurre si:

  • Se favorece la diversidad en la toma de decisiones del conjunto. O lo que es lo mismo, los sesgos de las diferentes personas se compensan en el global.
  • Se permite que los individuos se expresen y tomen decisiones de manera independiente. El beneficio del conjunto se pierde si la gente tiene miedo a exponer sus ideas, o no dice lo que piensa, o se le condiciona.

Una cita a ciegas data-driven

Imagen de Andreas Gaertner de Getty Images en Canva.

Una de las formas más ingeniosas de encontrar a “tu pareja ideal” que he visto nunca fue la de Amy Webbs.

Amy tenía claro lo que quería, sentía que “se le pasaba el arroz” y estaba cansada de perder el tiempo en citas a ciegas sin resultados.

Así que decidió acelerar la búsqueda. Ajustó el algoritmo de la plataforma online a sus necesidades y en menos de dos años estaba casada y con compromiso.

¿Cómo lo hizo?

Con uno de mis recursos favoritos, los datos.

Amy se había dado cuenta de que las plataformas de citas proponían las parejas basándose en información superficial. ¿Cuál es tu mascota favorita? ¿Qué deporte practicas? ¿Eres de mar o montaña?

Esto limitaba la posibilidad de encontrar a alguien afín con quien dar un paso más serio.

Por ello, escribió una lista de lo que quería, la prioridad y un baremo global que le ayudara a decidir con quién salir o no, y a partir de qué valor incluso podría ser alguien para “toda la vida”.

Además, simuló una pareja ideal en el sistema y así recopiló datos de “la competencia” con los que adaptó su perfil para que atrajera más a la persona que estaba buscando.

Puede sonar tramposo, pero ya sabéis eso que se dice de “en el amor y en la guerra… todo vale”.

La historia tiene un final feliz de esos de comer perdices que contó en una charla Ted Talk. La encontré por casualidad cuando empezaba en el mundo de los datos y supe que el camino que estaba tomando tenía infinitas posibilidades y era mi línea del deseo. Os la recomiendo porque no tiene pérdida.

Referencias:  Cómo pirateé el sistema de citas en Internet. Ya sabes que puedes poner la traducción simultánea en Español aunque sólo funciona en el ordenador.

Un paseo por las nubes

El paseo. Marc Chagall. 1917.

Me gusta hablar de artistas, de cuadros y cuando pensé en un pintor que me inspirara la palabra amor, enseguida me vino a la cabeza Marc Chagall. No sé por qué, quizá por sus cuadros de novias o por sus colores optimistas en épocas oscuras. El caso es que me inspiró ese sentimiento.

Por eso, cuando me documenté en algunas fuentes que tengo de referencia y me encontré con este vídeo de Antonio García Villarán que describe la vida de Chagall como una historia de amor, no dudé en incluirlo en la publicación.

La vida de Chagal es una historia de amor, hacia su mujer, hacia la pintura, hacia la vida.

Este artista bielorruso no tuvo unos inicios fáciles. De familia humilde y origen judío, se buscó la vida en París para poder casarse con su mujer Bella. Vivió en una época agitada a través de dos guerras mundiales, una revolución, un exilio en EE. UU. y murió en Francia, su país adoptivo, a la edad de 98 años.

Chagall tiene un estilo propio, con pinturas características como los novios en un abrazo eterno por las nubes, las cabras tocando el violín, gallinas voladoras, aldeas rusas, tejados rojos sobre vidas cotidianas mientras seres sobrenaturales les observan.

Muchos de los cuadros de parejas son retratos con su primera mujer, como El Paseo, que pintó poco después de casarse con ella.

Referencias: Wikipedia; Marc-Chagall. Historia del arte.

Cajón de sastre

🔊Noticias con radio macuto.

Esta semana las redes sociales han estado revolucionadas por un comentario confuso en Twitter de Ilya Sutskever, científico de datos líder de Open AI.

Hoy en día, las redes neuronales grandes pueden ser “levemente conscientes”.

Aún no hay ninguna máquina que haya demostrado tener consciencia tal y como la conocemos y no se espera aún en un corto espacio de tiempo. Por ello, científicos de todo el mundo se le han echado encima rebatiéndolo y han pedido la rigurosidad que se espera de un experto reconocido y seguido por miles de personas, no todas con conocimiento profundo del estado del arte del tema.

Referencias: Si queréis saber más y otras novedades de inteligencia artificial os recomiendo Last Week AI.

🧰Herramientas que te hacen ganar tiempo.

La edición pasada tenía algunos errores tipográficos.

Por eso, esta semana he probado Lorca Editor, un editor de texto online recomendado por @copydeincognito.

Espero que notéis los resultados. A mí me ha facilitado la vida tanto en la corrección gramatical como en la ortografía.

💚Me despido con los libros de arte de las películas de animación Luca, Encanto y Los Mitchells contra las máquinas, que los estudios están compartiendo durante un tiempo limitado debido a su nominación a los Oscar.

Imagen del Libro de Arte de Encanto.

Lo descubrí gracias a Pedro Alpera en Paparruchas, una publicación para los que les guste la animación, ilustración y cómics.

Referencias: Oscar 2022: Cuatro de las películas de animación nominadas publican gratis sus libros de arte y sus guiones.

¡Hasta pronto!

Si quieres recibir las nuevas publicaciones, suscríbete a Atando Cabos.

Comentarios