Atando Cabos Boletín #15: (I can´t get no) Satisfaction

  • Autor de la entrada:
En este momento estás viendo Atando Cabos Boletín #15: (I can´t get no) Satisfaction
Imagen de ABKCOVEVO

Tiempo estimado de lectura: 7 minutos.

Hola.

Buenos días. Bienvenido y bienvenida si es la primera vez que lees Atando Cabos y, sobre todo, gracias a todos por dedicarme este tiempo.

Hoy para ti, «(I can´t get no) Satisfaction«, la primera canción de los Rolling Stones en alcanzar el Nº1 de las lista de los EEUU hace exactamente 57 años.

Dicen que la primera versión del estribillo con guitarra se le ocurrió a Keith Richards en sueños y, dormido, lo grabó en un cassette. 

Dos minutos de Satisfaction y cuarenta de ronquidos.

Me pregunto ¿cómo reconocería ahora el Garmin este momento de inspiración onírica? ¿Sería un sueño REM, profundo o simplemente momento de lucidez ligero?

Lo que sí que tengo claro es que a pesar de empezar «frustrados», a base de «intentarlo e intentarlo e intentarlo e intentarlo», al final algo de realización si consiguió la banda para seguir tocando en 2022. Por los que lo intentan e intentan, para que sigan encontrando satisfacción después de 57 años.

Como he estado lidiando con la migración del boletín a otra herramienta, hoy toca contar mi experiencia y otras cosas que, procrastinando, me han llamado la atención.


α ¿Te apetece escribir? Que la herramienta no te frene

Newsletter_substack

Para hacer algo durante 57 años, hay que comenzar pronto. Por eso, si algo te apetece, no lo dejes para mañana. Empieza ya.

Hace unos meses quería lanzar mi boletín y en vez de empezar a escribir estaba bloqueada eligiendo la herramienta a utilizar.

Como ya tenía un blog, mi primer pensamiento era utilizar una herramienta de email marketing que reenviara las publicaciones por correo, pero mi lado técnico me boicoteaba: analizando todas las posibles opciones, configurando y probando soluciones, en lugar de dedicar ese tiempo a su uso final: escribir.

Llevaba varios días liada con formularios, plantillas y automatizaciones, en definitiva, paralizada por el análisis y decidí evaluar Substack.

Conocía la plataforma como consumidora porque ya recibía varias newsletter desde esta plataforma y me atraía su estilo sencillo y sin pretensiones. Cuando lo empecé a utilizar, me ganó la facilidad de uso.

En la mitad del tiempo que llevaba estudiando otras herramientas, ya tenía personalizado y lanzado mi boletín en Substack.

Sirva este boletín como homenaje y agradecimiento a Substack, por el empujón que me dio para empezar ahora que lo voy a abandonar.

Sigue leyendo para conocer mejor Substack y saber la razón de mi cambio ⟶


Ξ Mis recomendaciones

⟶ Haz «nada»

Igual que Keith Richards encontró la inspiración durmiendo, todos podemos encontrar ideas haciendo «nada» siempre que lo practiques como un acto consciente, en contraposición a dejar de hacer algo.

Y es que la vida, normalmente, se completa en los intermedios y la mayor parte de las veces pasa,  en momentos aparentemente intrascendentes, cuando no nos estamos fijando.

Este concepto se captura muy bien en Seinfield, el sitcom americano de los años 90’s que se describe como un «espectáculo sobre nada»

En el espectáculo no ocurre nada. Es como la vida.  Seinfield. E03S04.

Cuentan los realizadores que lo que empezó como una broma se quedó como marca personal que sigue atrayendo audiencia después de más de 25 años.

Tratando de deconstruir mejor el significado del concepto «hacer nada» me llamó la atención este análisis de la serie que hace The Nerdwriter que articula en torno a una carta de Flaubert a la poetisa Louise Colet donde, el novelista, expresa su anhelo por escribir un libro más allá de las normas establecidas

Lo que me parece hermoso, lo que debería de escribir, es un libro sobre nada, un libro que no depende de nada externo, que se mantenga unido por la fuerza interna de su estilo. Flaubert a Louise Colet. 16 de enero. 1852.

Y lo extiende a cualquier tipo de arte como método para valorar una nueva obra

De hecho, en cualquier forma de arte, el valor positivo de un trabajo tiene que determinarse en función o contraposición a otros tipos de trabajo ya presentes en dicha forma. The Nerdwriter

Seinfield destaca precisamente por eso, por romper con todas las formas anteriores de comedia de situación donde se abandonan los valores de unidad familiar, didácticos y sentimentales por

Historias que se mantienen unidas por la fuerza interna de su complicidad y humor.

Con «sin abrazos ni aprendizajes» como mantra de Larry David, co-creador junto con Jerry Seinfield de la serie, en Seinfield, las consecuencias de una acción, que tradicionalmente eran un medio hacia un fin, se convierten en su argumento principal.

Cualquier evento de la vida de un personaje puede determinar los resultados en otros personajes.

Cualquier acción de un personaje tiene consecuencias inesperadas.

Y al final, comportamientos insignificantes del día a día se convierten en historias graciosas, canallas y desternillantes según el día que tengas cuando las disfrutes.

Tengo que reconocer que soy una fan incondicional de Seinfield que veo una y otra vez las veces que quiero hacer «nada».

⟶ Cuestiona tus creencias

Hace poco llegó a mis manos este vídeo de Antonio García Villarán: Mi problema con Leonardo da Vinci.

Aparte de que el título me parece fantástico, porque ¿quién puede tener problemas con Leonardo da Vinci? y me enganchó enseguida, ha hecho tambalearse algunas de mis convicciones más arraigadas.

Da Vinci, que representa como nadie la idea de «persona renacentista» ¿no era un genio? ¿Dibujante, arquitecto, escultor, inventor, ingeniero, filósofo,…?

Pues no y Antonio García Villarán me hace poner los pies en el suelo con una pregunta

¿Pero tú crees que todas estas cosas las hacía bien?

Nos cuenta Antonio que, Giorgio Vasari en su libro Las vidas de los más excelentes arquitectos, pintores y escultores italianos describe a Leonardo (también hay cosas buenas) como

Voluble e inestable

Era intenso pero poco constante, aunque lo compensaba con una fuerte personalidad, grandes dotes de persuasión y buena procedencia que facilitaba que sus ideas se escucharan.

Como resultado: solo se conservan de 15 a 20 obras originales y no todas pintadas 100% por el artista (ni la Gioconda), no siempre utilizaba las mejores técnicas para sus creaciones (tuvo que rehacer varias veces su Última cena y aún así, la pintura se siguió cayendo) y dejó tirados a muchos de sus clientes.

Al final nadie es perfecto, ni Leonardo, pero yo le voy a seguir reconociendo el genio en el dibujo, la pintura y sus retratos de mujeres como una de mis debilidades.

No te cuento más porque prefiero que veas el vídeo que no tiene desperdicio.

Da Vinci era un polímata, alguien con curiosidad infinita y una gran cultura que le hacía poder relacionar conceptos diferentes y plantear nuevas ideas a partir del conocimiento adquirido, aunque como todos casi todos los humanos, especialista solo lo era en alguna cosa.

¿Y tú que eres? ¿Polímata, especialista o te mueves en ese mundo de grises donde todo cabe? Seas lo que seas, sobre todo, no dejes tirado a ninguno de tus clientes.


Ω Pintura en tres dimensiones

Y no, no hablo de las exposiciones en modo experiencia inmersiva que nos encontramos cada vez con mayor frecuencia.

Taka Gaku nos enseña lo que se puede pintar en un espacio tridimensional.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Gaku Tada (@tada.gaku)

Esta maravilla está hecha con grease pencil en Blender y con tiempo y ganas, también nosotros lo podemos hacer. Claro que, ahora me acordaré de Leonardo cada vez que quiera añadir una nueva cosa a mi lista.

♡ Hasta aquí por hoy. ¡Gracias por leerme y buen verano!
Rúbrica


¿No estás suscrito? Puedes darte de alta y acceder a las publicaciones anteriores desde aquí.

Comentarios

1 Comentario
  1. Victoria

    Dos grandes consejos, lo de cuestionar las creencias lo tenía claro, pero me ha encantado lo de hacer «nada». La «superproductividad» que se nos pide ahora mata las ideas y la creatividad. Hay que parar y procrastinar .